Romanos 8:28-32
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.
¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?

Quizás la promesa mas recurrida por los creyentes en los tiempos de dificultades es el versículo 28 de capítulo 8 de Romanos. Y está bien, pues es una hermosa promesa de esperanza para el justo que sufre.

Cuando hablamos de justicia y gracia y nos sumergimos en esta última, las bendiciones finales de ella es lo que este pasaje declara. Pues el fin del trato de Dios con el hombre es la glorificación de este.

Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Romanos 8:18

Y es en este contexto que Pablo nos lleva a intentar deslumbrar lo que es la glorificación de los creyentes, pues el versículo 28 para ser entendido, creerlo y vivirlo se debe hacer en un contexto de sufrimiento, pues como valoraremos la gloria si primero no pasamos por el valle del dolor.

Y esta prerrogativa no es para cualquiera, el versículo dice claramente para quienes es, para los que aman a Dios y para los llamados por Dios

Los que Aman a Dios
: para entender lo que significa amar a Dios la mejor forma de hacerlo es revisando lo que no es amar a Dios.
Amar a Dios, no es amar sus milagros.
Amar a Dios no es solo trabajar en su obra
Amar a Dios no es solo vivir una vida religiosa.
El vinculo está en la misma fórmula del día en que Jesús resucitado se apareció a Pedro y le interrogo en la intimidad de la playa, ¡Simón hijo de Jonás me amas más que a estos?

Pues amar a Dios es según el griego agapao palabra con una raíz hebrea que significa agáb que quiere decir; suspirar por alguien, es una expresión pura de enamoramiento apasionado por alguien. Amar a Dios es amar lo que el ama y odiar lo que el odia, es ponerlo por sobre cualquier vinculo que el hombre tenga aquí en la tierra.
Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo Lucas 14:26

Para entenderlo Pablo se toma un tiempo especial en el verso 29 para explicar la primera parte del verso 28: los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo. La relación del hombre con Dios está fundada en el conocer a Dios, gloria del hombre es conocer a Dios nadie que conozca a Dios no le puede amar, esa intimidad del descubrir los rasgos de Dios inevitablemente produce el enamoramiento del hombre por Dios y esa relación de amor hace que Dios busque beneficiar a sus amados, a tal punto de forjarlos a través de toda circunstancia para que sean semejantes a la imagen de su unigénito Hijo, el primogénito del padre aquel que es todo y en todos y por sobre todo.
Todo sufrimiento, enfermedad, desilusión que tu vivas amando a Dios te lleva a ser mas semejante a Cristo, pues por el amor de Dios y a Dios compartimos sus sufrimientos, su muerte, su resurrección y su glorificación.
Cuando vemos la vida de los mártires de la iglesia, lo único que explica sus valientes conductas ante la muerte por causa de su fe, es un amor por Dios por sobre la razón.
 Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado Romanos 5:3-5

Es entonces la consecuencia de que todo cooperara para bendecir al hombre que ama a Dios, no es que las cosas de por si solas harán bien al amante de Dios, sino que Dios intervendra en medio de ellas para forzarlas en beneficio de sus hijos.

Si amas de todo corazón a Dios, no te desalientes, no tengas temor, esa dolencia ese fracaso es el cincel de Dios que esculpe tu vida para hacerte semejante a su hijo amado, asi como Dios ama a Jesucristo también amara a los que reflejen su imagen. Que glorioso es el poder de Dios de poder sacar algo bueno de lo malo que nos pasa.

Llamados por Dios. La visión de Dios se fijo en la humanidad, para crear en ella un pueblo santo que fuera testigo de sus beneficios. El llamado de Dios es una invitación, esto nos recuerda Jesús en el último día de la fiesta.
En el último y gran día de la fiesta, eJesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Juan 7:37.

Este llamado es un acontecimiento que al ser aceptado desencadena unas serie de sucesos que llegaran a un destino maravilloso para el hombre y que dada la extensión de esta se entiende que todo lo que pase mientras en hombre este en ese plan, en la estación que sea de su vida, será usado por Dios para bendecirle

Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.

Dios estableció un destino (predestino) para todos aquellos que respondieran a su llamado, esto sería la justificación, la imputación de la justicia de Cristo sobre su vida, la base de la redención y esta justificación lleva al hombre llamado a la glorificación, entonces podemos decir que el propósito para el cual Dios nos ha llamado es para glorificarnos.

Esta glorificación es el punto culmine de la vida del cristiano, y mientras estemos de camino a esta meta, muchas cosas pasaremos.
Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. 2 Corintios 12:10

Entonces que diremos a esta realidad, solo un canto de alabanza ¡Si Dios es con nosotros quien será contra nosotros!,¡garantía de la victoria final del creyente es la cruz de Cristo!.

Cuando te veas acorralado mira a la cruz esa es la garantía de que Dios ayudara a que todo ayude para tu bien. Todo absolutamente todo esta siendo usado por Dios para beneficiarte para forjarte para que te parezcas mas a Cristo, para que tu fe, paciencia produzcan esperanza, para perseverar hasta el día de tu glorificación,

Si aun tienes dudas acerca de tus aflicciones, si todavía no sabes por que pasas lo que pasas, porque has sido herido de esa manera, ¿por que Satanás abofetea tu rostro?, es para que veas a Dios, aquel que amas sin verle, aquel a quien le oras y le hablas como si que estuviera frente a ti sin haber nadie visible, Para que veas a Dios haciendo que todo aquello doloroso se convierta en un ladrillo mas en la construcción de tu vida conforme a Cristo y sea un rasgo mas del amado de Dios en tu vida, sea un paso mas hacia tu glorificación.
¿ Que pues diremos? Solo podemos decir con todo nuestro corazón:¡si Dios es con nosotros quien contra nosotros…aleluya!!