1 Timoteo 3:4-5

Que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5(pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?);

En este día especial, es oportuno dedicar unos minutos a la reflexión del papel del padre. Este rol glorioso al que el hombre es llamado por Dios, es uno de los más importantes y trascendentes por el cual Dios nos juzgara.

 

Todo hombre que ha creído en Cristo es llamado a ser un líder espiritual en su hogar, y ese propios caminos a seguir un hombre que ha obedecido al mandamiento de amar a Dios y lo ha llevado a cabo a través de la enseñanza acerca de Dios a sus hijos tiene un camino mas seguro a la realización de su meta como padre que es tener hijos que amen a Dios.

5Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.b 6Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes Deuteronomio 6:5-7

El consejo de Pablo va dirigido a que los líderes de la iglesia primero deben ser líderes legítimos en sus hogares. Entonces esto quiere decir que todo hombre casado que tenga hijos debe cumplir con un liderazgo en su casa.

Este liderazgo se ve evidenciado en los siguientes aspectos:

1.- Gobierne bien su casa. El llamado a presidir o dirigir sobre la iglesia, será una responsabilidad que no recaerá sobre todos, pero el mandato a gobernar bien la casa es responsabilidad de todo varón. El plan de Dios para la familia es que el varón debe ser el que este por delante de la familia

23porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador Efesios 5:23.

Este orden establecido por Dios al interior de la familia es una gran responsabilidad para el varón, pues ese señorío concedido por Dios debe ser basado en una relación amorosa, responsable y con autoridad.

El padre tiene un rango superior de autoridad dentro de la familia, por eso es llamado a gobernar su casa. La expresión gobierno ( gr. Proistemi) indica ese rango de autoridad pero también implica presidir y practicar la autoridad con el requisito de hacerlo bien.

En el griego Bien es kalos, esto es dirigir el hogar con una autoridad moralmente correcta que consiga que esa familia sea el mejor lugar donde estar para los que la componen.

Cuando vemos este requisito de liderazgo espiritual, debemos preguntarnos si estamos dirigiendo nuestra casa de manera que esta sea un lugar de bendición y que todos los que están allí nos quieran seguir en nuestro liderazgo. Estamos logrando levantar un altar en nuestra casa, nuestra vida espiritual también se evidencia dentro de las cuatro paredes del hogar?. Dios nos ayude, pues nuestro sacerdocio comienza en la casa.

2.- Que tenga a sus hijos e sujeción con toda honestidad

El principal fruto del liderazgo espiritual del varón se debe reflejar en la conducta de los hijos. El varón de Dios debe saber mantener tal ambiente espiritual en el hogar que los hijos se vean motivados a obedecer, y a someter su voluntad bajo el liderazgo del padre. Que los hijos lo puedan ver como un sacerdote que actua con integridad.

Quizás este es uno de los más grandes desafíos de un varón de Dios, de un padre cristiano, el poder ver que su descendencia está siguiendo su ejemplo de devoción a Dios. La mayor evidencia de una autoridad espiritual bien ejercida esta en el haber influido en las vidas de los que están a nuestro cargo.

4Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos,c sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Efesios 6:4

El proceso de formación de nuestros hijos debe desarrollarse con tal grado de integridad, amor y rectitud, de tal manera que en ellos se grabe la imagen de un padre temeroso de Dios, que vive su fe con seriedad y entrega que es el mismo en el pulpito y en el hogar.

La formación de hijos es una actividad con resultados eternos. El poder impartir disciplina correctamente impedirá que el hijo se enrede en pecados que puedan destruir su alma 

No rehúses corregir al muchacho ;Porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, Y librarás su alma del Seol. Proverbios 23:13-14

Dios nos ayude a ser los padres que tenemos que ser. El mundo ha desvirtuado la imagen de la familia y la figura paterna se ha ido diluyendo.

Los que amamos a Dios debemos luchar por ser dignos lideres a nuestras familias, que logremos implantar en nuestra descendencia ese amor por Dios, que todos debemos tener.

Pidamos a Dios que nos ayude a edificar nuestra casa, que nos guie solo con su ayuda podemos ser padres que honren a Dios y bendigan a nuestras familias.





b b 6.5: Mt. 22.37; Mr. 12.30; Lc. 10.27.

c c 6.4: Col. 3.21.